Las mermeladas naturales son más benéficas para la salud de las personas, porque usan azúcares saludables que las mismas frutas poseen y que pueden ser combinados con otros endulzantes sanos como las pasas, estevia, azúcar integral de caña, agave o panela, pero en poca cantidad.


El sabor de una mermelada natural tendrá más concentración si la fruta de la cual se produce se cultiva ecológicamente, es decir, que su desarrollo se haya dado en el árbol o en la mata, sin tener que someterse a cultivos intensos o precoces, como se acostumbran en las industrias, donde se madura el fruto de manera artificial en cámaras.


Para producir la mermelada es preferible la fruta más madura y se debe limpiar, sin que tenga partes duras.

La elaboración de la mermelada consiste en la cocción a fuego lento de la fruta, para evaporar el agua y condensar sus azúcares, con el fin de que quede espesa con el aroma totalmente concentrado.


Si quieres mermeladas naturales no hay mejor opción que las de Mexiland.